Volvemos con la innovación social

Volvemos con la innovación social

El ser humano, animal social, lleva toda su historia enfrentándose a retos sociales como búsqueda de una mejora de vida. Prácticamente siempre lo ha hecho desde la innovación, desarrollando nuevas soluciones adaptadas a las circunstancias concretas.

Dice José Mujica en una entrevista “estos muchachos tienen amigos en China y ni se conocen, es otra civilización la que se nos viene encima”, y no está equivocado, son las nuevas tecnologías la que nos han puesto ante un nuevo paradigma. Hablamos de nuevas tecnologías en su sentido más amplio, en los diferentes ámbitos en los que ha evolucionado: en la salud, en la comunicación, en la producción, en el transporte… los cuales han modificado nuestra manera de entender la vida.

Los avances han sido integrados directamente en nuestras vidas influyendo notablemente las realidades individuales y es aquí donde se percibe una exigencia a gritos de procesos innovadores en el ámbito social.

Algunos proyectos con nuevos retos.

Si tenemos otra manera de entender la vida, tenemos otra manera de relacionarnos, de vivir. La organización “CoAbode” en Estados Unidos, por ejemplo. facilita a las madres sin pareja encontrar otras con quien compartir vivienda y recursos para mejorar su vida.

Quizás en este momento concreto la innovación social está más cerca de la redefinición de los retos que de la aparición de nuevos retos aislados. Vemos por ejemplo que la manera de enfrentar la vejez actualmente no tiene nada que ver con 50 años atrás, cuando el principal reto era alargar la vida de las personas. La esperanza de vida ha aumentado más de 40 años en un siglo en España (Fuente: El Pais) y según la OMS la esperanza de vida también ha aumentado en todo el mundo. Ahora miramos la vejez con otros ojos, con los de una sociedad que se ha acostumbrado a vivir 80 años. Aquí tenemos un proyecto en Alemania que genera encuentros periódicos entre niños y personas que habitan en residencias de la tercera edad, “generationsbrücke”.

Es por esta razón por la que la innovación social toma un carácter más protagonista, a pesar de haber estado presente a lo largo de toda la historia del ser humano. Estamos observando a nuestro alrededor cómo ha crecido el interés por retomar la innovación social como algo local, donde los retos son redefinidos para adaptarlos al contexto actual. Este proceso es parte también de un enfoque interesante en el que se promueve la conversión de la innovación social en proyectos rentables con capacidad de ser convertidos en negocios, donde el fin último es social, por encima del económico. “Apps for good” en Brasil, fomenta el desarrollo de aplicaciones por parte de los jóvenes, para mejorar el entorno en el que viven.

Son miles las cabezas que al verse sumergidas en esta nueva civilización, han ido observando diferentes necesidades y han iniciado un proceso de innovación para resolverlas. Seguramente al inicio del proceso ni siquiera sabían que formaban parte de los tan aclamados “emprendedores sociales”, sin embargo, han hecho uso de la herramienta de la innovación en el ámbito de lo social. A través de la plataforma “mapa de la innovación social“, ya podemos estar en contacto con todos aquellos proyectos que promueven la innovación social.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies